En la consecución de una ciudad sostenible son objetivos fundamentales el incremento del bienestar de las personas y de la calidad ambiental del entorno urbano. La sostenibilidad se busca desde la definición de un modelo de ciudad coherente, atento a la cualificación creciente de espacios públicos urbanos y a su aproximación a la excelencia ambiental en el ciclo del agua, de la gestión integral de los residuos y de la planificación energética.

El proyecto urbano-ecológico está regido por la recuperación integral del Casco Viejo de forma complementaria a una transformación y evolución urbanística de la ciudad. Esta recuperación integral persigue su conservación y recuperación material y cultural, capaz de perservar su armonía y belleza como gran espacio público presidido por la monumentalidad pero también como espacio social, cultural y económicamente activo. Este proyecto está insertado en un contexto de planificación territorial atento a la preservación y valorización de los recursos naturales y paisajísticos y a la mejora de la calidad ambiental.

La dotación de parques urbanos concebidos como espacios públicos está destinada a la creación de lugares de encuentro que sirven para fomentar el aglutinamiento y la interacción social que necesitan los barrios en torno a las áreas de ocio. Los parques de San Domingos de Bonaval, Belvís, Galeras o el Simeón son ejemplos de esta línea de actuación.

Compartir: